About Us  |  Contact Us  |  Español
Woman And Infants
Woman And Infants

Como Cuidarse Despues de Perder a su Bebe

Nuestras condolencias para usted y su familia por la pérdida de su bebé.  No podemos borrar su dolor pero estamos aquí a su disposición.  Sabemos que usted está de luto por lo que ha perdido, sus esperanzas y sus sueños.

El duelo es un proceso.  No existen maneras correctas o equivocadas de enfrentar su pena.  Usted puede sentirse aturdida, enfadada o temerosa de sus sentimientos.  Las emociones no pueden ser apresuradas.  Es posible que sienta deseos de hablar y llorar.  El llanto es el medio que nos da la naturaleza para liberar tensiones.  Puede ser difícil para usted compartir sus sentimientos o puede preferir mantener en privado su dolor.  Los padres pueden sufrir por la pérdida de forma distinta que las madres.
 
Estamos aquí para escuchar y ayudarla a crear recuerdos para aferrarse y albergar a un bebé que siempre vivirá en su corazón.

Acerca del fallecimiento de su bebé

Este folleto es para usted y su familia.  Se escribió para ayudarle a atravesar este período tan difícil.  El personal que estuvo a cargo de atenderla, comparte su dolor.  Después de perder un bebé, es difícil saber lo que hay que hacer o pensar.  Leer el principio de este folleto, puede ayudarla mientras usted está en el hospital.  Le servirá para comprender cuáles son las situaciones que debe enfrentar de forma más inmediata.  Al final de este folleto, se incluye una lista de recursos y grupos de apoyo que puede serle de utilidad más adelante. 

Posiblemente, usted ya vio a su bebé en la Sala de Partos, en la Sala de Maternidad de Cuidados Especiales o en su habitación de postparto.  Si usted no vio a su bebé porque en ese momento no se sintió en condiciones de hacerlo, le recomendamos que lo vea mientras todavía se encuentre internada en el hospital, aun cuando el bebé haya nacido sin vida.

Si hay otros miembros de su familia presentes, sugerimos que la acompañen.  Algunas personas piensan que es extraño o cruel pedirle a una madre o padre que vea a su bebé muerto.  Verlo ayuda a la mayoría a afrontar la pérdida posteriormente, cuando hay tiempo para recordar.  Es probable que usted reconozca rasgos de la familia en el bebé.  Esto le ayudará cuando hable con su familia y amistades sobre el aspecto del bebé.  Es una manera agradable de compartir.

Para algunos, abrazar al bebé es reconfortante.  Hacerlo puede producirle tristeza, pero a menudo esto ayuda a ver y conocer al bebé que usted ha perdido.  De este modo, usted tendrá un rostro para recordar en el futuro, en lugar de sentir una especie de vacío.  El vacío hace difícil de creer que el nacimiento y muerte sucedieron realmente.  Las personas que no vieron a sus bebés cuando estaban muertos, con frecuencia dicen después lo mucho que desearían haberlo hecho.  Es una forma de despedirse.

Autopsia

Mientras usted está internada en el hospital, pueden preguntarle a usted si desea que se practique una autopsia al bebé.  Una autopsia es un examen médico que le permite a los doctores observar la enfermedad o lesión presente al momento de la muerte del bebé.  Existen cuatro razones por las que las personas suelen querer una autopsia:

1. La razón más importante para realizar una autopsia, es ayudar a determinar y comprender la causa del fallecimiento del bebé.

2.  Si ya se conoce la causa de la muerte, una autopsia puede ayudar a determinar si su bebé falleció por una condición genética que puede presentarse en otros bebés que usted tenga en el futuro.  Esta condición genética también podría estar presente en otros miembros de su familia.

3.  Si su bebé murió por una infección u otra causa conocida, una autopsia podría ayudar a los médicos a determinar el alcance de la enfermedad.  Esto permite que los médicos realicen un estudio a fondo y expliquen los efectos de los tratamientos que se utilizaron.

4.  La información que se obtiene de una autopsia, puede servir para guiar el tratamiento que reciban otros bebés.  Los resultados de una autopsia también pueden sugerir ideas para tratamientos que puedan guiarnos para futuras curaciones.

Si usted está interesada, se le entregará por separado una explicación más detallada sobre la autopsia.


Arreglos funerarios, entierro e incineración

Cuando fallece un bebé, existen algunas razones por las cuales el entierro incineración y servicio fúnebre pueden ser necesarios legalmente.  La edad del bebé y su condición al nacer, usualmente determinan si se requiere un entierro.  Aunque las familias tienen la responsabilidad de hacer los trámites funerarios, una trabajadora social le hablará sobre el siguiente paso que usted posiblemente tendrá que dar.  Si todavía no ha conversado con una trabajadora social, por favor solicite a su enfermera que le concierte una cita.

Usted puede optar por enterrar o incinerar a su bebé.  El realizar o no una ceremonia, ya sea un servicio fúnebre o servicio religioso, es decisión suya.  Algunas personas opinan que esto ayuda a afrontar el proceso del duelo, por lo tanto, si decide realizar una ceremonia, sugerimos que la programe para después de su salida del hospital, de modo que usted pueda asistir.

Estas son decisiones difíciles.  Si lo desea, converse con sus familiares o
amigos para que la orienten.  Si toma sus decisiones con detenimiento, habrá menos posibilidad de que usted se disguste o se sienta mal por sus decisiones precipitadas cuando recuerde estos momentos.


Mientras usted está internada en el hospital, esperamos que estos servicios la reconforten.

Después de perder un bebé, el sufrimiento se presenta de diferentes formas, algunas físicas, algunas emocionales y otras espirituales.  Nuestras enfermeras y trabajadoras sociales están a su disposición para cuidarla y darle cierto apoyo emocional.  Mientras se encuentre en el hospital, Women & Infants le ofrece los siguientes servicios espirituales que pueden reconfortarla:

1. Clérigos de su fe religiosa: Acogemos e incentivamos las visitas a pacientes internas por parte de clérigos de todas las religiones.  Avísele a su enfermera, si desea que notifiquemos a su clérigo o líder espiritual, que usted ha sido admitida al hospital. 

2. Sala de Meditación: Junto al Vestíbulo Principal en el primer piso, hay una Sala de Meditación que puede ser utilizada por todos nuestros pacientes y sus familias.

3. Sacramento de la Eucaristía: Si desea recibir la comunión, por favor infórmelo a su enfermera o a la secretaria de la unidad, para que su nombre sea incluido en la lista de comulgantes durante su permanencia en el hospital.

4. Visitas pastorales: Los residentes de servicios pastorales internos (Pastoral Care Interns), integrantes del Programa de Entrenamiento de los Ministerios Interreligiosos para Instituciones Médicas (Interfaith Health Care Ministries), están disponibles para visitarla a usted y a su familia.  Pueden ser localizados llamando al número 453-4573 o mediante los operadores de la central telefónica del hospital. 

Los Capellanes Católicos del Hospital de Rhode Island están disponibles para los pacientes del hospital en casos de emergencia.  También, pueden ser localizados a través de los operadores de teléfono del hospital o su enfermera.

Asimismo, hay Capellanes Católicos Voluntarios disponibles. 

5. Capillas: Existen dos capillas en el complejo hospitalario.  Una está ubicada en el Hospital de Rhode Island y la otra en el Hospital Hasbro para Niños.

Si tiene alguna necesidad o petición especial, por favor comuníquese con uno de los operadores del Women & Infants, marcando la extensión “0”.


Cómo obtener certificados

Para obtener certificados de nacimiento y defunción del bebé, por favor llame a Registros Vitales del Ayuntamiento de Providence, número telefónico 401- 421-7740, o comuníquese con el Departamento de Salud, número 401-222-2812.


Cuidando de sí misma en el hogar

Es importante que recuerde que el sufrimiento también afecta su cuerpo.  Usted necesita cuidados y atención adicionales mientras su cuerpo recupera su condición previa al embarazo.  Dése un descanso, pida ayuda cuando la necesite y reintégrese poco a poco a su rutina diaria.

Actividad

• Aumente su nivel de actividad gradualmente. 

• Es normal que experimente períodos de cansancio.

• Si está tomando medicamentos contra el dolor, posiblemente la hagan sentirse cansada y es peligroso que conduzca un automóvil en ese estado.  Pregúntele a su médico cuándo puede volver a conducir.

• Durante las primeras dos semanas, evite hacer ejercicios físicos extenuantes y levantar objetos pesados. 

• No se bañe en piscinas hasta que el sangrado vaginal haya cesado.

• Si tuvo un parto por cesárea, limite sus actividades a oficios domésticos que no exijan mucho esfuerzo y otras actividades que pueda practicar sin forzar el abdomen.

• Después de tres semanas, puede comenzar a incrementar el nivel de actividad a su propio ritmo y comodidad. 

Alimentándose bien

Aunque no tenga apetito, es importante que se alimente con una dieta balanceada para ayudar a su cuerpo a recuperarse física y emocionalmente.

¿Cuánto líquido necesito beber?

• Beba 8 a 10 vasos de líquido (agua, jugo, leche) todos los días. 

• Evite las bebidas alcohólicas durante las primeras semanas después del parto. 

¿Qué alimentos debo comer?

• Ingiera alimentos con proteína (carne, pescado, huevos, leche y queso) todos los días.

• Coma frutas frescas, vegetales, salvado de cereales y productos con salvado para combatir el estreñimiento.  Si está estreñida, hable con su médico o enfermera sobre el uso de un laxante o producto para ablandar las heces fecales. 

• Consuma productos lácteos (incluyendo quesos, yogurt).

• Coma pan, cereales, pastas y arroz.


Clave

Grasa (poseída naturalmente y agregada)
Azúcares (agregados)
Estos símbolos representan grasa
y azúcares agregadas en los alimentos.

Use grasas, aceites y dulces moderadamente

Leche, yogurt y queso 2-3 porciones

Vegetales 3-5 porciones

Carne, pollo, pescado, frijoles secos, huevos y nueces 2-3 porciones

Frutas 2-4 Porciones
Granos, pan, cereal, arroz y pasta 6-11 porciones


El cuidado de sus senos

Sus senos pueden ponerse muy sensibles o hinchados.  Esta condición se conoce como ingurgitación o congestión mamaria.  Se presenta en el segundo o tercer día después del parto y dura aproximadamente 24 horas.  Si sus senos se congestionan:

• Use un buen sostén (brasier) durante las 24 horas del día.  Quíteselo únicamente para bañarse. 

• Evite manipular sus senos y no los presione ni extraiga leche de ellos. 

• Puede tomar Tylenol si siente dolor en los senos. 

• Aplique compresas de hielo sobre sus senos para aliviar la molestia y ayudar a secar la leche.   

Sangrado

• El sangrado vaginal es normal después de partos vaginales y por cesárea.  Usualmente dura entre 10 días a 3 semanas.

• El color del sangrado cambiará de rojo brillante a un tono marrón cada vez más claro y la cantidad disminuirá gradualmente hasta desaparecer. 

• Si el sangrado vaginal aumenta sin que usted haya estado más activa, intente reposar por una hora.  Si el sangrado no disminuye, llame a su médico.

• Puede ducharse o bañarse en cualquier momento.

• No se dé duchas vaginales, no use tampones ni sostenga relaciones

sexuales hasta después de ser examinada por el ginecólogo a las seis semanas del parto.

Control de Natalidad

• Su médico puede aconsejarle que antes de quedar nuevamente embarazada, se tome un tiempo para que su cuerpo se recupere y usted supere el proceso del duelo por la pérdida de su bebé.  Usted puede quedar embarazada poco después del parto, aún cuando no tenga períodos menstruales regulares.  Antes de volver a casa, debe considerar el uso de un método de control de natalidad. 

• Puede usar preservativos (condones) con o sin espuma espermicida, que se pueden comprar en cualquier farmacia. 

• Si el médico le ha recetado píldoras anticonceptivas, use también otro método anticonceptivo (espuma espermicida y preservativos [condones]) durante el primer mes. 

• Hable con su médico sobre los diferentes métodos de control de
natalidad disponibles.

El cuidado de su episiotomía (puntos de sutura)

• Humedezca gasa en tintura fría de hamamelis (witch hazel) y aplíquela sobre la episiotomía por 10 a 20 minutos. 

• Tres veces al día, siéntese dentro de una tina con agua tibia por 20 minutos. 

• Tome medicamentos sin aspirina para el dolor, como Tylenol.

Síntomas de alerta

No dude en llamar a su médico si hay algún problema que le preocupa o si presenta alguno de estos síntomas:

• dificultad para respirar

• fiebre de 100.4º F (38º C) o más

• dolores severos en el pecho, piernas o abdomen

• exceso de sensibilidad, dolor o enrojecimiento en los senos

• aumento del sangrado vaginal, sangrado con coágulos color rojo brillante o maloliente

• micción dolorosa o frecuente

• dolor severo, exceso de sensibilidad, enrojecimiento o secreciones en la incision

• dolores de cabeza severos o problemas de la vista


Enfrentando el sufrimiento por la pérdida

El duelo es un proceso, una especie de camino que usted recorre.  A lo largo de ese viaje, habrán altas y bajas.  Habrán momentos en que no podrá sacar de su mente ciertos pensamientos o recuerdos.  En algunos días, le parecerá que las cosas están bien.  En otros días, estará tan triste que pensará que siempre va a sentirse así.

Estando en el hospital, es probable que llore bastante y sienta como que su corazón se está rompiendo.  Algunas se sienten como si estuvieran en estado de choque.  Puede encontrarse aturdida o escucharse hablando sobre el bebé pero con desapego, como si su muerte no hubiese ocurrido.  Con frecuencia, los sentimientos se manifiestan por partes.  A veces, estará intranquila, sin poder describir lo que siente.

Cuando regrese a casa, probablemente sentirá muchos deseos de tener en sus brazos al bebé que esperaba traer al hogar.  Puede sentir un gran vacío en el estómago o, como ya mencionamos, parecerle que la muerte del bebé no ocurrió.  Es posible que sus senos se llenen de leche y eso le hará recordar dolorosamente la pérdida de su bebé.  La gama de emociones es infinita y normal.  Usted no está sola.

¿Por qué me siento tan fuera de control?

Una vez en casa, empezarán a aflorar sentimientos fuertes y confusos.  El sufrimiento se manifiesta como episodios de irritabilidad.  Puede molestarse por detalles de poca importancia, que la saquen de quicio o la hagan perder el control.  Algunas sienten una enorme necesidad de estar solas.  Tal vez le moleste recibir visitas y condolencias, y sienta deseos de esconderse cuando escuche el timbre del teléfono.  Sin embargo, es probable que al mismo tiempo usted no quiera estar sola. 

Posiblemente, sueñe con el bebé y tenga recuerdos repentinos y vívidos de él (ella).  Algunas veces, estos sueños pueden ser tan reales que atemorizan.  Usted incluso puede imaginar que oye el llanto de un bebé.  Se sentirá como si estuviera perdiendo la razón.

Enfrentando los sentimientos de culpa

Quizá, reviva en su mente una y otra vez la época anterior al parto, repitiéndose: “¿Qué tal si...qué tal si...qué tal si no me hubiera esforzado por alcanzar aquel tazón, si no hubiera podado el césped o no me hubiera disgustado con fulano o sutano?” Los padres de familia dolientes pasan mucho tiempo preocupándose si hicieron algo que pudo causar la pérdida.  Se sienten culpables.  Invariablemente, no son los causantes de la muerte del bebé.

Es fácil que una mujer se sienta mal consigo misma en momentos como éste.  Es muy fácil creer que su cuerpo no sirve y que usted ha fallado.  Se culpa a sí misma.  A muchas mujeres en esta situación, les beneficia concertar una cita con su médico más adelante, para obtener respuestas acerca de estos sentimientos de culpa y sus preocupaciones de haber hecho algo que pudo ocasionar la pérdida del bebé.

Estos sentimientos y pensamientos son una de las formas en que su cuerpo expresa el impacto de la experiencia que usted vivió.  Los sentimientos de dolor son una manera de sanar la herida que produjo la pérdida.  Experimentar estos sentimientos es algo natural y necesario.  Pasarán después de un tiempo.

Es natural que sienta ira

La ira es uno de los sentimientos más difíciles de enfrentar y expresar para las mujeres.  Desde niñas, se nos enseña a no expresar enojo y a ser “agradables”.  Por ese motivo, cuando nos enojamos, frecuentemente cuando menos se espera, sentimos miedo y no estamos preparadas.  Su irritabilidad es parte de la ira y puede manifestarse de muchas maneras.

La ira es muy perturbadora pero es una emoción normal en el proceso del duelo.  Las mujeres que han perdido un bebé, a menudo se enfurecen con Dios, con su esposo o novio, con ellas mismas, con las enfermeras y médicos.  Algunas de estas recriminaciones pueden ser justificadas pero el resto se deriva de la ira que sentimos contra el mundo, por la injusticia de quitarnos el bebé.

Por ejemplo, usted puede estar furiosa con su mejor amiga porque acaba de verla feliz y embarazada.  Puede sentir una ira descontrolada cuando escucha a una mujer quejarse de lo fastidioso que es cuidar a un bebé.  Puede sentir deseos de golpear a una mujer que arrastra por el piso del supermercado a su niño que grita.

Todo cambia.  Usted ya no tiende a dar nada por hecho y se enoja cuando ve que otras personas no valorizan el embarazo, los bebés y los niños.  Recuerde que no está sola en su ira.  Otros padres de familia dolientes saben lo que usted siente.  Está bien que hable al respecto.  Si tiene una amiga que también ha sufrido la pérdida de un bebé, puede compartir e intercambiar con ella, las anécdotas y experiencias personales de ira.  Los sentimientos de ira le parecen terribles y vergonzosos...hasta que descubre que todas las personas que atraviesan esta misma situación, se sienten igual que usted.  Eventualmente, estas emociones fuertes se desvanecen.

El sufrimiento viene acompañado por síntomas físicos

El sufrimiento se expresa de forma emocional y física.  La fatiga y falta de energía inusuales son manifestaciones físicas de sufrimiento.  Puede sentir dolor o tensión en sus brazos o pecho.  Su familia y amigos quizá le comenten que la escuchan suspirar fuertemente, pero usted no se da cuenta cuando lo hace.  Puede ser difícil para usted concentrarse.  Las personas le hablan y más tarde usted se da cuenta que no comprende o recuerda lo que le dijeron.

Su deseo sexual puede disminuir por un tiempo.  Es posible que empiece a preocuparse de haber perdido completamente su interés en el sexo, pero lo recuperará.  No se presione.

Puede perder el apetito durante un tiempo.  Muchas mujeres en su situación, tienen dificultades para dormir o se despiertan muy temprano en la mañana y no pueden volver a conciliar el sueño.

Todas estas son respuestas normales del cuerpo ante el impacto emocional que experimentó.  Puede hablar sobre estos síntomas con su familia, su trabajadora social o su médico.  Si después de varios meses continúa sintiéndose así, llame a su trabajadora social o médico.  No crea que usted siempre se sentirá de este modo.  Eventualmente, volverá a sentirse normal.


Enfrentando la pérdida como pareja

Cada persona siente y manifiesta el sufrimiento de forma diferente.  Es particularmente importante que los padres y madres sepan esto, porque con facilidad pueden surgir peleas de pareja cuando usted se encuentre en casa.

Si uno de ustedes está muy deprimido, puede molestarse al ver a su pareja sintiéndose bien.  Puede mal interpretar el buen estado de ánimo de su pareja como falta de interés por el bebé.  Esto puede darle la impresión de que ellos no la comprenden.  Se puede enojar con su pareja porque no siente lo mismo que usted y arremeter contra esa persona debido a que se siente abandonada(o).  Esto posiblemente hará que su pareja se aleje aún más.

Hablen el uno con el otro, dense mucho espacio mutuamente.  Hable con su familia y amigos cuando sienta que está siendo una carga para su pareja.  Recuerde que hay diferencias en el modo y momento que se escoge para hacer las cosas.  Cada persona sufre a su propio ritmo.  Unas veces llorarán juntos y otras veces no.

De nuevo en casa, las parejas pueden tener problemas con sus relaciones sexuales.  Algunas parejas están más unidas mientras que otras tienen dificultades.  Por ejemplo, es posible que el hombre quiera demostrar amor y atención a su pareja mediante el contacto físico, un contacto más íntimo del que puede lograr con palabras.  La mujer fácilmente puede interpretarlo como falta de sensibilidad de su pareja y como un interés de obtener placer en un momento en que deberían estar de luto.

La forma de lidiar con estos problemas es manteniendo la comunicación.  Díganse cuáles son sus sentimientos.  Usted puede asumir que su pareja siente algo que en realidad no siente.  Asumir en lugar de comprender los sentimientos del otro, verdaderamente puede causar problemas.


Especialmente para hombres

Nadie sabe con exactitud si los hombres y las mujeres sufren de diferente forma.  Existen muchas maneras de sufrir.  En esta sociedad, esperamos que los hombres no exterioricen sus sentimientos tanto como las mujeres.  A los hombres se les enseña a ser “fuertes”, lo que significa no demostrar sus sentimientos, mientras que a las mujeres sí se les permite expresar sus emociones y llorar.

Usualmente, los hombres sienten que deben proteger a su esposa o novia cuando ésta sale del hospital.  Se ocupan de los asuntos prácticos y tratan de resguardar a la mujer.  Una vez en casa, el sufrimiento de la mujer puede ser intenso, siente un vacío en el estómago y sus senos le duelen.  Con frecuencia, ella revive los momentos en la sala de partos o sus experiencias posteriores en la sala de maternidad.  Luego, gradualmente, ella comienza
a sanar.  Después de varias semanas o unos cuantos meses, ella cada vez experimenta mejores días.

Conforme ella se empieza a sentir mejor, el padre usualmente se empieza a desmoronar.  Él puede comenzar a tener discusiones en el trabajo, estar irritable en el hogar, recibir multas por conducir a exceso de velocidad, consumir más bebidas alcohólicas o permanecer fuera de casa durante toda la noche.  Estas conductas pueden ser manifestaciones de su sufrimiento en un momento en que siente que su esposa o novia está a salvo y él puede empezar a desahogarse o “dejarse ir”.

Los hombres también tienen la necesidad de sufrir.  Tal vez, tratar de proteger a la mujer del dolor, no ayude.  Ser “fuerte” no significa necesariamente esconder los sentimientos sino más bien expresarlos y vivir con ellos.  El sufrimiento es curativo...  y los padres también necesitan sanar.


Siendo fuerte

En ocasiones, ser “fuerte” no es un rol exclusivamente masculino.  Existen muchas mujeres que creen que deben ser “fuertes” por su familia.  Para una mujer, ser “fuerte” puede significar no demostrar o expresar sus sentimientos, para no molestar a los niños o al padre.  En vez, ella continúa con su rutina diaria, ocupándose de todo, haciendo que todo esté bien, suavizando las cosas.  Esto dificulta el proceso del duelo.

En el Women & Infants, creemos que ser “fuerte” es tener la capacidad de experimentar esos sentimientos dolorosos, de hablar sobre ellos con alguien de confianza y permitir que se manifiesten.  Cuando los sentimientos no se expresan, usualmente afloran como comportamientos negativos, como por ejemplo, consumir bebidas alcohólicas, comer en exceso, pelear con otras personas, permanecer fuera de casa durante toda la noche, presentar malestares físicos de origen sicológico, perder el trabajo, cambiar de trabajo o mudarse de casa sin estar preparado.

Hablar con los demás es más seguro.


Cuando el sufrimiento por la pérdida se prolonga

Probablemente, se alarme si el proceso del duelo se prolonga más de lo que espera.  Este proceso puede durar seis semanas, seis meses o hasta un año.  Varía según la persona.

Puede tener recuerdos repentinos del bebé, del parto o de otras situaciones de su experiencia.  Estos recuerdos pueden surgir una y otra vez.  Quizá, sienta la necesidad de contar su experiencia innumerables veces.  Aunque usted se da cuenta que las personas pueden aburrirse de escucharla, usted no lo puede evitar.  En ocasiones, tal vez usted sienta que no quiere sentirse mejor porque eso sería como “olvidar” al bebé.  Puede creer que traiciona al bebé cuando se siente feliz.  No se preocupe.  Usted nunca olvidará a su bebé, aún cuando usted esté viviendo una etapa feliz.  Ese recuerdo siempre estará con usted.

La pena profunda puede resurgir en ciertas fechas como en los aniversarios del nacimiento y muerte del bebé, del día en que se enteró de su embarazo y del día en que se esperaba iba a nacer su bebé.  Estas fechas de aniversario tienen un efecto poderoso, inclusive años después.  Respete sus sentimientos.  Dése la libertad de hacer lo que quiere hacer en esos días.


Cómo ayudarse a sí misma

Ha leído mucho sobre la comunicación.  Para la mayoría, la comunicación verdaderamente es el mejor medio para sanar.  Existe todo tipo de personas con las que usted puede hablar...  búsquelas.  Si no puede encontrar a nadie en su familia, recurra a sus amigos, consejeros o grupos de apoyo para padres de familia dolientes.  Obtener orientación profesional es una buena alternativa cuando su familia y amistades no le ayudan.  Es una opción sana y no debe avergonzarla.  Las trabajadoras sociales del Women & Infants pueden reunirse con usted o ayudarla a localizar a alguien con quien pueda conversar.

Cuídese bien.  Dése la libertad de sentir este dolor sin confundir la situación con el alcohol o las drogas.  Estos vicios sólo empeoran las cosas.  Después de unas seis semanas, asegúrese de estar descansando lo suficiente, practicando ejercicio y alimentándose bien.  Si descuida su cuerpo, se sentirá peor con usted misma y eso puede deprimirla aún más.  Puede volverse un círculo vicioso.

Sea cautelosa a la hora de hacer cambios y tomar decisiones drásticas, como mudarse de casa o cambiar de empleo, o inclusive, separarse de su pareja.  A veces, estos cambios no pueden evitarse pero asegúrese que no lo hace para tratar de escapar del sufrimiento por la pérdida.  Si es así, no funcionará.  Ese sufrimiento irá adonde usted vaya.  Los cambios sólo producen más tensión.


Qué puede decirles a sus niños

Nadie mejor que usted sabe cómo hablarle a sus hijos.  Usted conoce sus vocabularios y experiencias, y puede decirles lo que sucedió de una manera que ellos lo entiendan.  Usted también sabe cuánto quieren saber y cuándo.  Sabe qué es lo que ellos pueden comprender a sus edades.  Si son prácticamente bebés, no les puede hablar del mismo modo que a un niño de cinco años. 

Le recomendamos con insistencia que les diga a sus otros hijos que el bebé murió.  Le recomendamos que lo haga tan pronto como la madre regrese a casa del hospital o antes, si es posible.  Los niños son sensibles a su estado de ánimo.  Ellos pueden percibir las tensiones emocionales en las familias con mucha rapidez.  Cuando alguien en la familia está enojado o triste, ellos son los primeros en saber.  Por lo tanto, detectarán que algo anda mal cuando la madre regrese del hospital o incluso desde antes, y se preocuparán.

La mayoría de los niños asume que si su madre o padre está molesto es probablemente debido a algo que ellos hicieron.  Ellos necesitan saber que no es así.  Los niños pueden asumir con facilidad que ellos son los causantes de la muerte del bebé, porque resentían la atención al bebé que iba a nacer o porque sentían celos de la futura existencia del bebé en el hogar.  Estos son sentimientos normales y comunes en niños de todas las edades.

Sus hijos pueden hacerle preguntas durante un tiempo o las preguntas pueden ir y venir.  Responda a las preguntas según se presenten.  Respete el ritmo de sus niños pero al mismo tiempo motívelos a hablar cuando considere que es el momento apropiado.  Sus niños pueden representar la muerte del bebé a través de dibujos, hablando o haciendo figuras de plastilina o de pasta para modelar.  Todo esto está bien.  Es la forma en que los niños intentan darle sentido a un misterio complicado.  Los niños también necesitan decir adiós.

Usted decidirá si sus niños asisten al funeral u otras ceremonias que realicen.  Los miembros de la familia pueden decidirlo, hablando entre sí.  Lo más importante es que los niños entiendan que está bien que los padres y miembros de familia lloren y sufran por la pérdida, y que, a pesar de las lágrimas, a ellos todavía se les ama.


Sugerencias de otros padres de familia dolientes

• Reconozca su sufrimiento.

• Acérquese a su familia y amigos.

• Comparta sus pensamientos y sentimientos.  Esto contribuye con el proceso de superación del duelo.

• Establezca una tradición o ritual conmemorativo.

• Cuídese.  El dolor emocional consume mucha energía.

• Dedique tiempo para usted.

• Busque un grupo de apoyo o ayuda profesional.


Recursos del Women & Infants

Línea de Información y Apoyo Warm Line: 1-800-711-7011 - Este servicio de atención telefónica es atendido por enfermeras registradas con experiencia, con quienes puede conversar y quienes pueden remitirla a los servicios profesionales apropiados. 

Salud del Comportamiento: 401- 453-7955 - El Departamento de Salud del Comportamiento (TBHD) del Women & Infants está integrado por sicólogos, siquiatras y trabajadoras sociales con experiencia en asuntos relacionados con la salud mental de la mujer.

Departamento de Servicio Social: 401- 274-1122, extensión 1360 - Si estableció contacto con una trabajadora social después de la pérdida de su bebé, puede comunicarse con ella para recibir apoyo o recursos adicionales.

Su Proveedor de Atención Médica
A su proveedor de atención médica le preocupa su bienestar emocional y físico.  El proveedor puede ayudarle con tratamientos y remisiones apropiadas.

Grupos de Apoyo Locales
Grupo M.I.S.  (Grupo de apoyo a padres de familia dolientes por causa de aborto natural, muerte infantil y parto de feto muerto) es una organización sin fines de lucro para padres de familia que han experimentado la pérdida de un bebé por causa de aborto natural, muerte infantil o parto de feto muerto.  Establecida en 1986, es un refugio para los padres dolientes, que facilita apoyo e información a través de personas que también han atravesado el proceso del duelo y superación.

Grupo P.A.L.S.  (Apoyo a embarazos después de una pérdida) Es una organización de auto ayuda para padres de familia dolientes por causa de aborto natural, aborto electivo, parto de feto muerto, muerte neo natal, muerte infantil súbita o muerte accidental, y quienes ahora están esperando otro hijo o considerando un embarazo.


Médicos  
  

Enfermeras  
  

Trabajadoras Sociales  

Otros 

Registration for Childbirth and parenting classes
Health Headlines
U.S. Proposes Greater Public Access to Data From Clinical TrialsView in a lightbox
Abuse-Resistant Prescription Painkiller ApprovedView in a lightbox
FDA Approves 'Abuse-Resistant' Narcotic PainkillerView in a lightbox
Gel Implant Might Help Fight Heart FailureView in a lightbox
Laser Used to Remove Tattoos May Help Reduce Acne ScarsView in a lightbox
Answers to your most pressing questions
Woman And Infants
© 2011 Site Index | Disclaimer | Legal Notices | Talks Your Health